Festival de globos aerostáticos en Doha, una experiencia única en el mundo

Es 9 de diciembre en Doha, la capital de Qatar, y el cielo se presenta calmo y límpido, como si el destino quisiera acompañar en el…

Publicado el 10 de Enero de 2022

|

1 comentarios

10/01/2022

|

1 comentarios

Es 9 de diciembre en Doha, la capital de Qatar, y el cielo se presenta calmo y límpido, como si el destino quisiera acompañar en el festival que está a punto de dar comienzo. El público comienza a congregarse en el Aspire Park, uno de los sitios de esparcimiento más grandes de toda la ciudad con más de 88 hectáreas y donde se ubica monumentos como la Aspire Tower, multitud de fuentes de diseño, esculturas elaboradas en bronce y un amplio terreno para picnics. El lugar ideal para lo que se avecina, un disfrute para todos los sentidos.

Los globos aerostáticos tomaban Doha

La segunda edición del Qatar Balloon Festival se iniciaba durante 9 días (del 9 al 18 de diciembre), reuniendo a pilotos de Reino Unido, Estados Unidos, Italia, España, Croacia, Francia y la propia Qatar, entre otros, en lo que ya se considera la excelencia de las regatas. Se presentó un total de 40 globos aerostáticos, un grupo de elegidos seleccionado de entre cientos.

Las solicitudes para poder volar en dicho festival trascienden por un proceso arduo en el que se exigen cumplir requisitos que no todos los pilotos ostentan, como poseer un globo que impacte en su diseño o haber cubierto un número de horas de vuelo bastante alto. De hecho, todos los que lograron estar ahí coincidieron en que era todo un regalo, un premio a su dedicación al noble arte del vuelo en globo.

Aspire Park, lugar donde se celebró el festival

Espectáculos nocturnos y baile de globos al ritmo de la música

Los atardeceres y las noches de Doha se vieron tomados por las exhibiciones que los experimentados pilotos hicieron al usar sus quemadores al ritmo de la música que sonaba de fondo, creando un contraste de luces ardientes y sonidos crepitantes que despertaron el júbilo de todos los presentes entre el público.

Los globos se inflaron de forma majestuosa para mostrar sus imponentes diseños, algunos de ellos tan especiales que fueron motivo de aplausos intensos. Así, destacó el globo de Ronald McDonald, otro con forma de osito, uno con una caricatura entrañable de un pato azul volador y otro con forma de payaso, entre muchos más. Todo el lugar se convirtió en un teatro al aire libre donde los sentidos se entregaron al deleite general.

Los asistentes recordarán con entusiasmo la tarde de la inauguración, cuando comenzó a sonar una canción de Sinatra (interpretada por la Cuban Band) mientras los globos acompasaron con fuego cada acorde, haciendo gala de una pulcritud y precisión impecables. La segunda tarde, se hizo tributo a la música árabe y al estilo bhangra, además de música en vivo dirigida por DJs contratados para tal labor.

La tercera noche se dedicó a la música infantil, dando preferencia a los más jóvenes para que pudieran conocer de cerca lo que son los globos aerostáticos, permitiendo que alguno se montara en su cesta y pudiera ver de primera mano cómo luce desde su interior.

Las dos noches siguientes, la Cuban Band volvió con fuerza para entregarse a la música dance y a ritmos africanos, mientras que la sexta tarde, se añadió al repertorio compases de salsa. El resto de atardeceres se completó con música bhangra y más música en vivo.

La gente señalaba de forma convulsiva hacia un globo u otro mientras el fuego de los quemadores desafiaba las sombras que iban emergiendo hacia el cielo, unos colosos que ya advertían de su cometido de conquistar el firmamento de Doha.

Y así fue cuando el Sol aconteció por las mañanas.

Amanece en Doha, y los globos aerostáticos conquistan el cielo

Temprano por la mañana, antes incluso del amanecer, los pilotos ya están en la zona preparando sus enseres y verificando cada componente de sus respectivos globos aerostáticos. Para su sorpresa, no están solos, pues la multitud expectante ya está ahí, apostada y ansiosa por ver cómo las aeronaves se alzan para pintar el firmamento con sus formas policromáticas. La dedicación del público y su voluntad de querer ser parte del festival fue admirable.

La camaradería entre los pilotos, que entre ellos siempre se describen como una gran familia, se hizo notar de forma patente cuando los primeros globos rompieron el yugo que los mantenía sujetos al suelo e hicieron realidad el sueño de volar que los hermanos Montgolfier soñaron. Imponentes y manejados por experimentadas manos, cada globo aerostático ascendió y se fue situando con precisión milimétrica en el magno puzle que integraba el amplio lienzo del cielo.

Y es que, la dificultad es máxima para los pilotos, pues deben ubicar su máquina voladora de entre toda la algarabía de globos que hay en un espacio tridimensional, manejando la altura y los movimientos laterales con esmero, todo ello teniendo presente que un globo aerostático está siempre a merced del viento en su avance. Y no defraudaron, pues el cuadro que se dibujó en los cielos de Doha fue maravilloso e irrepetible. Las palabras no hacen justicia si se quisiera describir los sentimientos de grandiosidad y belleza que se asentaron en las pupilas de los presentes. Fue único.

Volando por Doha y alrededores con algunos de los pilotos

Como representantes españoles, contamos con la presencia del globo de Mariano Olivera acompañado por su ayudante Antonio Garcés, siendo el primero de ellos un experimentado capitán de aeronaves de este tipo y que cumplió de sobra con las exigencias dictaminadas para poder inscribirse en el ominoso festival. Destacar que, si bien ha volado en territorios muy variopintos, plasmando récords que desafiarían a la fantasía del mismísimo Julio Verne, como el fantástico vuelo sobre los Pirineos en pleno invierno, dominar los cielos de Doha lo relata como una anécdota única e irrepetible. El horizonte mantiene siempre visible el agua salina del Golfo Pérsico, contrastando con el desierto de suaves dunas limítrofe a la capital y la majestuosidad de los exclusivos rascacielos de cristal que habitan en la misma. Según palabras de Mariano, “Es un punto donde confluye maravillas naturales y artificiales con una sintonía perfecta, otorgando una panorámica desde el cielo que nos transmite diferentes sensaciones según si miramos hacia un punto cardinal u otro. Es como estar en varias regiones y lugares totalmente distintos en un mismo punto, pura magia para gozo de los afortunados que hemos podido disfrutarlo.”

Y es que, la arquitectura vanguardista de Doha no pasa desapercibida. La Doha Tower repleta de luces, el Qatar World Trade Center dominado por un ático que recuerda a un ovni, el Doha Bank con formas que emulan a un velero, o la Qatar National Library, trazada con formas geométricas que desafían la lógica, componen una ciudad cuyo contraste de luces y edificios recrean un ambiente único en el mundo entero. Verlo todo desde el cielo es un privilegio que muy pocos pueden presumir de haber hecho.

El desierto de Doha a vista de pájaro transporta a un universo diferente. Los vuelos al amanecer o al atardecer son especialmente espectaculares, pudiéndose admirar las ordenadas dunas de arena fina que el paciente viento va formando día a día, mientras la misma brisa toma el control del globo. Es una sintonía perfecta donde la arena y el globo hablan entre ellos para denotar cómo ambos están a merced del antojo del aire.

El desierto de Doha en globo aerostático

El mar de Doha en globo aerostático

La ciudad de Doha

Organizadores y patrocinadores del Qatar Balloon Festival 2021

Merece mención especial los organizadores del festival, liderados por Safe Flight Solutions, Asfary.com y Fusion Technology, en estrecha colaboración de Qatar Tourism y Aspire Zone Foundation.

Una experiencia única que ya avisa de una tercera edición más ominosa aún. Y es que, la organización del Qatar Balloon Festival ya ha plasmado que la tercera edición (que se celebrará a finales del 2022), la van a trazar con la firme convicción de incrementar el número de globos que puedan asistir en 60 o más.

Se tiene previsto también proyectar más espectáculos para las tardes y las noches, diseñando implantar juegos participativos donde el público pueda interactuar de forma mucho más cercana con las aeronaves (esperando que, para entonces, no haya tantas restricciones de distanciamiento debido a la pandemia).

Sin lugar a dudas, estamos seguros de que será todo un éxito.

Comentario

Carlos Q

Hace 7 meses

Una auténtica obra de arte que por desgracia solo sucede en sitios como Qatar. Ojalá España potenciará también este tipo de eventos . Yo tuve la suerte de montar dos veces en globo y fue algo que me encantó , es algo que siempre recomiendo a mis hijos de 40 años para que hagan algún día. Mi enhorabuena a todos los pilotos que participaron.

Deja tu comentario

(Nunca escribas números de teléfono, email o datos personales. Estos datos son públicos y pueden ser leidos por todos. Aunque administramos lo que se envía, no nos hacemos responsables del uso que se haga de nombres, fechas, direcciones, emails y demás datos personales que se publiquen aquí.)
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.