Ronda, la maravillosa ciudad de Andalucía

Nuestro equipo se desplazó a Ronda, una localidad enclavada en lo alto de una sierra desde la que domina el valle con serenidad y altanería…

Publicado el 14 de Febrero de 2022

|

1 comentarios

14/02/2022

|

1 comentarios

Nuestro equipo se desplazó a Ronda, una localidad enclavada en lo alto de una sierra desde la que domina el valle con serenidad y altanería. Es una de las ciudades más antiguas de la Península Ibérica, albergando muestras de Arte Rupestre en una de sus cuevas y muestras de la ocupación romana en su yacimiento arqueológico de Acinipo.

No obstante, es la influencia islámica lo más notorio en el patrimonio histórico de la ciudad, con sus desafiantes construcciones a pie de monte y mirando hacia acantilados.

Ronda es mágica, es especial. Transmite calma y despierta una sonrisa al viajero que se postra en su gran mirador para abrazar las magníficas vistas que tiene del horizonte. Y a esa magia nos hemos entregado en este viaje que ahora os compartimos.

Conoce Ronda, una ciudad de fantasía.

Mapa de la región de Ronda

El municipio de Ronda

Ronda es un municipio englobado en la comunidad autónoma de Andalucía, al noroeste de la provincia de Málaga. Es la capital de la comarca de la Serranía de Ronda.

Está enclavada sobre la meseta de la depresión de Ronda, a 723 metros de altitud y estando rodeada de una sierra por su perímetro. El cañón que atraviesa la ciudad es conocido como el Tajo de Ronda, siendo el cauce del río Guadalevín. Al este de la ciudad se encuentra el parque natural de la Sierra de las Nieves, al sur el Valle del Genal, al oeste la sierra de Grazalema y al norte otras tierras más llanas en dirección a Campillos.

Su superficie es de 397,62 km² y la densidad de población de 86,18 hab/km². Su población se aproxima a los 35.000 habitantes, siendo el segundo municipio más poblado del interior de la provincia tras Antequera.

Historia de Ronda

La Cueva de la Pileta es un testigo evidente de que Ronda fue un emplazamiento habitado del Neolítico, aunque no se tiene constancia si de forma nómada o fija. Lo que sí está aceptado, es el origen celta, quienes en el siglo VI a. C. la documentaron como la ciudad de Arunda.

Más tarde, los fenicios se se agruparon en un pueblo vecino que bautizaron como Acinipo. No fue hasta la conquista de los griegos que Arunda, pasó a denominarse Runda.

Siglos más tarde, durante la conquista romana contra los cartagineses que dominaban la zona, se ordenó erigir el castillo de Laurus, lo que fomentó el asentamiento de población. Durante el reinado de Julio César, Ronda finalmente fue galardonada con el rango de ciudad y sus pobladores pasaron a ser ciudadanos romanos.
Entrados ya en épocas más modernas, en el 711 estalla la invasión musulmana de la península. Ronda se rinde ante el califato musulmán que denomina a la ciudad como Izn-Rand Onda (la ciudad del castillo). Rápidamente se convierte en la capital de la provincia andalusí de Takurunna.

Tras extinguirse del califato de Córdoba, la ciudad pasa a ser una Taifa de Ronda, esto es, un reino independiente. Es precisamente durante este período cuando se construye la mayor parte del patrimonio monumental con que cuenta el casco histórico de Ronda.

En el 1485, Fernando el Católico toma la ciudad tras un asedio que dura años, y cristianiza la ciudad remodelando monumentos y levantando otros nuevos. Es entonces cuando nace la Ronda que hoy conocemos.

Primeras impresiones en Ronda

Nada más llegar a Ronda nos invade una sensación de plenitud y de magia. Ver los almendros florecidos con su impoluto blanco nos transmite una bienvenida muy especial. 

Al entrar en la ciudad, nos maravillamos al ver cómo lo antiguo y lo nuevo encajan con una sintonía casi perfecta. Viviendas de otro tiempo se enclavan en su sitio original mientras las nuevas casas se anexan a ellas sin romper su magia. A cada esquina que tomamos, nos encontramos con un referente de la historia, ya sea una ermita, una iglesia o una plaza.

Debido al emplazamiento de la ciudad, sus calles confluyen de forma empinada, aunque otra parte se presenta llana y afín a la meseta que la sustenta.
Ronda es un municipio con poca población, lo que contribuye a ser un lugar de recogimiento personal y sosiego. Por otro lado, su alta afluencia de turistas -sobre todo en los meses más proclives a ello- la convierte en una zona donde se fusionan distintas culturas.

Lo más hipnotizador del lugar, sin lugar a dudas, fue transitar por la zona del río, donde se erige majestuoso el Puente Nuevo. Desde su parte superior nos inunda una sensación de grandiosidad, entregándonos a las preciosas vistas de la sierra limítrofe. Hay un sendero que permite descender hasta el mismo cauce del río, y allí nos deleitamos de la maravilla arquitectónica que tenemos delante.

Visitar Ronda es crear un recuerdo inolvidable. Ya sea en pareja, en amigos o en un viaje en solitario, el municipio nos inundará con su magia hasta hacernos ver que la magia existe.

Sitios emblemáticos de Ronda que debes visitar

El Mirador de Ronda

El mirador es quizás el sitio más destacado de Ronda por su inmensidad, sus fantásticas vistas hacia el valle y la sierra aledaña, y por la belleza que conjuga entre sus jardines. En su plaza encontrarás a varios artistas que muestran su música al público con solos de guitarra o laúd, mientras vendedores ambulantes ofrecen las artesanías típicas del lugar.

Pero sin lugar a dudas, lo más reseñable sucede cuando nos acercamos a las barandillas y nos extasiamos con la panorámica. Ahí nos damos cuenta del privilegiado lugar que ocupa Ronda, altanera desde su meseta y controlando a vista de pájaro toda la periferia. El horizonte se extiende varios kilómetros hasta donde la vista nos alcanza, brindando imágenes maravillosas del profundo valle y los montes.

Entrar al mirador te dejará extasiado.

El Puente Nuevo

Esta es la atracción turística más destacada en Ronda, el emblema distintivo que se reseña en casi todas sus postales. Y no es de extrañar.
Su construcción se extendió durante 42 años, y se erigió para salvar el valle y unir la antigua villa con la nueva, ambas separadas por el río Guadalevín. La altura del colosal monumento es de casi 100 metros, no apto para quienes sufren de vértigo.

Desde arriba se tiene una vista idéntica al del mirador, aunque lo realmente hermoso es descender a los miradores que el puente ofrece en varios puntos. El primero de ellos, a mitad de altura, nos muestra toda la arquitectura del puente y su sólida disposición encajado entre las piedras de la montaña. Es una visión soberbia del tremendo esfuerzo que se llevó a cabo en aquella época donde la arquitectura se hacía de forma más convencional. Atentos a este mirador, pues no está asegurado.

El segundo mirador, que supone un descenso mucho más largo, nos permitirá contemplar tanto el puente como el río fluyendo por su arco inferior, dejando patente la inmensidad de la construcción desde un punto de vista inferior. Las fotos que se toman desde aquí suelen ser las más espectaculares.

La Plaza de Toros

Esta plaza de todos posee el galardón de ser una de las más antiguas de España, y no vano, la ciudad de Ronda es descrita en muchos documentos como la cuna de la tauromaquia.

La plaza de toros se erigió en el 1785 por el mismo arquitecto que el Puente Nuevo, y tiene un aforo de 5.000 espectadores. En su interior, podemos visitar un museo acerca de la escuela taurina que se fundó en el lugar en manos de varios toreros de renombre.

El Palacio Mondragón

Este enorme enclave palaciego mezcla de forma extraordinaria la arquitectura árabe, en su patio, con los retazos renacentistas que ornamentan el resto de sus estancias. Se alzó en el 1314 y fue el lugar de estancia de los Reyes Católicos durante sus visitas a Ronda.

En su interior, el turista puede visitar el Museo Municipal de Ronda. Hay multitud de colecciones que hacen referencia a la historia de Ronda, así como muestras de yacimientos sepulcrales romanos y árabes. Así mismo, es de visita obligada los jardines del palacio, que abren una hermosa vista hacia el casco antiguo de la ciudad.

La Plaza de la Duquesa de Parcent

Esta plaza está considerada (y con razón) una de las hermosas de la ciudad. Su cónclave se sitúa rodeado de múltiples monumentos, como el ayuntamiento y la Iglesia Mayor de Santa María.

La Iglesia fue erigida durante dos centurias, mostrando su típica mezcla de estilos gótico y renacentista en su fachada e interior. Así, su nave principal y las columnatas que sostienen la cúpula son claros ejemplos del gótico tardío, mientras que el coro de dos plantas presenta un estilo claramente renacentista. Si a todo ello se le une elementos barrocos en capiteles y otros enclaves ornamentales, el resultado solo puede ser una obra de arte.

 

La Puerta de Almocábar y las murallas árabes

Estas murallas rememoran cómo Ronda fue tildada como “ciudad inexpugnable”. La ubicación en lo alto de la meseta y la poderosa muralla rodeando su perímetro, convirtió al emplazamiento en un lugar estratégico que muchos ansiaron controlar.

La muralla fue erigida durante el reinado islámico, siendo la Puerta de Almocábar la vía principal de entrada a la ciudad. A sus lados, dos torres semicirculares vigilan de forma férrea y amenazante ante cualquier posible ataque se atreviera a enfrentarse.

Los elementos árabes como el arco de media punta y la decoración escueta, dominan toda la superficie de tan emblemática construcción.

 

La Casa del Rey Moro

Este palacete fue edificado por los árabes en el siglo XIV. Se sitúa desafiando la gravedad en uno de los lados del valle, mirando hacia la cuenca del río. Se puede ver su inmensidad desde lo alto del puente Nuevo.

En su interior, se instaló un novedoso sistema de bombeo de agua que corre a lo largo del barranco hasta llegar al río Guadalevín, proveyendo de agua fresca al interior de la vivienda de forma constante.

Llegar hasta el palacio supone recorrer una escalera tosca tal cual era antaño, hecha de roca y de una extensión de 236 peldaños. Es un descenso de 60 metros en poca longitud, una cuesta muy empinada que al final nos brinda la belleza del lugar.

En su interior, podemos transitar por los regios jardines de La Casa del Rey Moro. Su diseño incluye terrazas, canales de agua, fuentes y estatuas que conforman un auténtico regalo para la vista.
 

Valoración de ayuntamiento.es

Entorno

 

Turismo de ocio

 

Turismo cultural

 

Turismo gastronómico

 

Impresión general

 

 

 

 

Comentario

Mariana

Hace 6 meses

Ronda es un oasis de belleza en toda andalucia , de las ciudades más bonitas del sur de españa. soy rondeña , aunque ya no vivo allí, pero cada año que bajo me entra nostalgia. Lastima que no tengamos universidad , porque si no, es para vivir alli de por vida. Si no la has visitado, ve y te encantará , te lo aseguro. ¡¡VIVA RONDA!!

Deja tu comentario

(Nunca escribas números de teléfono, email o datos personales. Estos datos son públicos y pueden ser leidos por todos. Aunque administramos lo que se envía, no nos hacemos responsables del uso que se haga de nombres, fechas, direcciones, emails y demás datos personales que se publiquen aquí.)
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.